lördagen den 21:e mars 2009

TEATRO NACIONAL DE CHILE Presenta en Estocolmo "LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE" de Marco Antonio de la Parra


Teatro Dramaten, “Lilla Scenen” el 11 y 12 de Noviembre, Las entradas están ya a la venta en la Boletería del Teatro Dramaten.


Enrique Duran


LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE es una obra satírica que hace una crítica despiadada de la realidad que hoy se vive en Chile. Cinco profesores se encuentran encerrados y aislados en un sótano o en una sala de clases abandonada . No saben qué ocurre. En realidad, parece ser que ignoran qué ha ocurrido y qué puede ocurrir. La Historia de Chile se ha extraviado en alguna parte. También el pizarrón y los mapas de nuestra larga y angosta geografía. No saben qué hacer. Discursean, sueñan, recuerdan tiempos idos. Y constatan nuevamente que ya no saben nada.
Queridos amigos y lectores:Nuestro amigo Igor Cantillana , promotor de la venida a Suecia del Teatro Nacional de Chile y la Dirección de dicho Teatro nos piden que entreguemos a Uds. una explicación y una disculpa. La crisis económica global provocada por la catástrofe y cierre de bancos norteamericanos ha elevado el cambio del dolar con resultados desastrosos en economías dependientes como la chilena. El elenco de LA REMOLIENDA exige un número de 18 personas entre actores y personal técnico. O sea 18 pasajes aéreos con un costo de algunos millones de pesos chilenos. El costo de estos pasajes ha sido elevado al doble, dada la crisis del dólar en nuestro país.
El presupuesto de que disponía el Teatro Nacional para financiar este viaje ha sido sobrepasado y les es imposible conseguir más dinero para financiar este viaje. El Teatro Nacional ofrece, en cambio, dado que su intención es venir y llegar hasta nosotros, un cambio de obra. Y la obra propuesta es es nada menos que el éxito de este año : LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE del dramaturgo y médico psiquiatra Marco Antonio de la Parra. De él hemos tenido oportunidad de ver antes, aquí en Suecia, LA SECRETA OBSCENIDAD DE CADA DIA, hace algunos años en el viejo escenario de Roselund Teater.


LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE ha sido el éxito de la crítica y del público, en nuestro país. Fué estrenada el 27 de Junio de este año en la Sala Antonio Varas y actualmente es un éxito que está recorriendo todo Chile desde Arica a Magallanes. El elenco de esta obra lo componen cinco actores que también formaban parte del reparto de LA REMOLIENDA: Blanca Mallol, Víctor Rojas, Nicolás Zárate, Rodrigo Muñoz y Priscila Muñoz.LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE es una obra satírica que hace una crítica despiadada de la realidad que hoy se vive en Chile. Cinco profesores se encuentran encerrados y aislados en un sótano o en una sala de clases abandonada . No saben qué ocurre. En realidad, parece ser que ignoran qué ha ocurrido y qué puede ocurrir. La Historia de Chile se ha extraviado en alguna parte. También el pizarrón y los mapas de nuestra larga y angosta geografía.


No saben qué hacer. Discursean, sueñan, recuerdan tiempos idos. Y constatan nuevamente que ya no saben nada.Esta obra genial de Marco Antonio de la Parra, escrita en 1996, nos muestra de manera despiadada y cómica el Chile que hemos heredado de la Dictadura.La historia de Chile está borrada de las mentes y de las conciencias. Sólo así es posible que la gente viva y muera por ser los mejores consumidores del mercado. Aunque lleven una existencia miserable y el dinero ni siquiera alcance para las necesidades básicas. Creo que el cambio de obra es positivo. Porque LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE nos obliga a confrontarnos con una visión que nos cuesta ver y digerir: la realidad brutal que hoy día viven millones de chilenos.Un país que niega su historia o que la falsifica está condenado irremediablemente a la oscuridad de una conciencia muerta. Porque de eso se trata: de consumir y de olvidarse que existimos. Entonces, para llegar a eso hay que borrar la historia.

O falsificarla. Así es posible borrar la identidad política de los chilenos y convertirlos en consumidores entusiastas. La conciencia de ser, de existir y que tenemos una historia donde se forjó una identidad, muere. O se borra. O se niega a sí misma. Como es el caso del Rector del Liceo donde transcurre La Pequeña Historia de Chile.Pero no piensen que ésta es una obra solemne y aburrida. Al contrario. La obra emociona, conmueve y también hace llorar de la risa. Porque uno se siente participando de la aventura de esos personajes. Y aunque vivas en Suecia o en la China sientes que la clase dominante, el Poder por excelencia, dicta tus conductas, borra tu memoria y te arroja a un caos donde eres objeto fácil de manipulación. Crees que sigues viviendo y sin embargo te han robado el pensamiento crítico y la conciencia ética.El montaje que el Teatro Nacional ha hecho de esta obra ha sido elogiado por la crítica chilena y ha tenido también un éxito y una entuasiasta respuesta del público desde Arica a Magallanes.El crítico de la Revista Ercilla, Italo Passalacqua, escribió el pasado 11 de Agosto del 2008:“ Están en el Purgatorio. O sea, las salas de clases del liceo. Son cinco profesores de historia. Empolvados, fantasmales y delirantes. Entre ellos, el rector. No tienen la bandera chilena,pues la usaron para sacarle fotos a los alumnos y no sospechan dónde quedó. Porlo tanto, no hay posibilidad de efectuar actos oficiales.Pasan lista y nadie contesta. El sueldo no les alcanza, tampoco existe la probabilidad de obtener un préstamo. En este país de perdedores y casi primeros, nadie los escucha. ¿Quiénes somos? ¿Para dónde vamos? ¿Cuál es el pasado enorgullecedor? Los parlamentos, la anécdota dan para el humor, la emoción y el drama.Marco Antonio de la Parra escribió “La Pequeña Historia de Chile”, en 1994, con la intención de demostrar que “la historia es más pequeña que grande y que quienes la soportan son seres menores.


También, que los verdaderos protagonistas no salen en la primeras planas de los diarios.”La puesta en escena de La Pequeña Historia de Chile, realizada por Raúl Osorio, corre segura y a muy buen ritmo, con una planta de movimientos ágil y creativa, donde destacan acontecimientos como la ida al cielo y el largo y atractivo monólogo de los cambios de nombres nacionales por símbolos universales como París, la Estatua de la Libertad, la Revolución Francesa y otros.Con desgarros, instantes conmovedores y sacudiendo nuestras miserias y falsos logros, con chistes memorables y discursos conocidos, parece lógico traer esta obra al Chile de hoy, donde el tema de la Educación, maestros y estudiantes es pan de cada día. Hay lucha contra el olvido y abandono. La relevancia de la vocación pedagógica extraviada, perdida. El tema fundamental de la enseñanza.

Elementos escenográficos, iluminación y vestuarios aportan para construír una función recordable, entretenida y reflexionadora. Con la diversión va el pensamiento. Existen los golpes de timón hacia el espectador y nadie puede quedar frío o ausente. Uno, sin querer, engrosa las filas de los reclamadores o recordantes. El alma vocifera con volumen y osadía.Lo histriónico exhibe un nivel homogéneo y de calidad. Buenas voces, gargantas claras, dicción adecuada y físicos preparados y en armonía. Sin descanso, dándole y moviéndose. Blanca Mallol, una estupenda Muñoz. Víctor Rojas, convincente mandamás dudoso. Nicolás Zárate, sólido Fredes. Rodrigo Muñoz-Medina, glorioso en su Sanhueza soñador y optimista. Priscila Huaico, efectiva con Loureiro.Meritorio trabajo. Gran producción del Teatro Nacional. Oportuno, meditador, energético y punzante.

Esta “La Pequeña Historia de Chile” merece respaldo pleno. En lo artístico y en boletería. La taquilla debe agotar cada velada.” Italo Pasalacqua. Crítico de la Revista Ercilla. 11 de Agosto 2008. Esta es una de las muchas críticas favorables que ha merecido La Pequeña Historia de Chile. Estamos pues ante una obra importante y ante una producción teatral muy meritoria.Tengamos presente que el Teatro Nacional de Chile hace un esfuerzo enorme en venir hasta nosotros. Debiera ser una labor apoyada por gobiernos tanto el sueco, como el chileno. Lamentablemente, no es así. La cultura es un artículo de lujo, en nuestros días. Pero hagamos nosotros un esfuerzo. Porque las muchachas y los muchachos del Teatro Nacional se lo merecen. (Advertencia: algunos ya son sesentones .)


Para mí, algunos de ellos siguen siendo los jóvenes empecinados creadores que tuve el privilegio de conocer hace ya muchas décadas. ¡A vaciar los bolsillos! Las entradas están ya a la venta en la Boletería del Teatro Dramaten. Los grupos de 10 o más personas tienen entradas rebajadas. Juntémosnos y llenemos la “Lilla Scenen” del Dramaten, el 11 y 12 de Noviembre. Y demos una Bienvenida y un gran Abrazo al Teatro Nacional de Chile.
Publicado en continente el : 2008-10-23 obtuvo 926 Muestras

EL TEATRO NACIONAL DE CHILE VIENE A SUECIA CON EL ÉXITO DE LA TEMPORADA 2008. LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE DE MARCO ANTONIO DE LA PARRA


TEATRO NACIONAL DEL CHILE en lugar de "LA REMOLIENDA" presentara la obra "LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE "


Enrique Duran


Queridos amigos y lectores de TV-CONTINENTE :Nuestro amigo Igor Cantillana , promotor de la venida a Suecia del Teatro Nacional de Chile y la Dirección de dicho Teatro nos piden que entreguemos a Uds. una explicación y una disculpa. La crisis económica global provocada por la catástrofe y cierre de bancos norteamericanos ha elevado el cambio del dolar con resultados desastrosos en economías dependientes como la chilena.


El elenco de LA REMOLIENDA exige un número de 18 personas entre actores y personal técnico. O sea 18 pasajes aéreos con un costo de algunos millones de pesos chilenos. El costo de estos pasajes ha sido elevado al doble, dada la crisis del dólar en nuestro país. El presupuesto de que disponía el Teatro Nacional para financiar este viaje ha sido sobrepasado y les es imposible conseguir más dinero para financiar este viaje. El Teatro Nacional ofrece, en cambio, dado que su intención es venir y llegar hasta nosotros, un cambio de obra. Y la obra propuesta es es nada menos que el éxito de este año : LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE del dramaturgo y médico psiquiatra Marco Antonio de la Parra. De él hemos tenido oportunidad de ver antes, aquí en Suecia, LA SECRETA OBSCENIDAD DE CADA DIA, hace algunos años en el viejo escenario de Roselund Teater.


LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE ha sido el éxito de la crítica y del público, en nuestro país. Fué estrenada el 27 de Junio de este año en la Sala Antonio Varas y actualmente es un éxito que está recorriendo todo Chile desde Arica a Magallanes. El elenco de esta obra lo componen cinco actores que también formaban parte del reparto de LA REMOLIENDA: Blanca Mallol, Víctor Rojas, Nicolás Zárate, Rodrigo Muñoz y Priscila Muñoz.LA PEQUEÑA HISTORIA DE CHILE es una obra satírica que hace una crítica despiadada de la realidad que hoy se vive en Chile. La historia de Chile está borrada de las mentes y de las conciencias. Sólo así es posible que la gente viva y muera por ser los mejores consumidores del mercado. Aunque lleven una existencia miserable y el dinero ni siquiera alcance para las necesidades básicas.En un próxima crónica hablaremos un poco más de esta obra genial de Marco Antonio de la Parra, escrita en 1996, y que nos muestra de manera despiadada y cómica el Chile que hemos heredado de la Dictadura. A mi modo de ver, el cambio de obra es positivo. Nos obliga a confrontarnos con una visión que nos cuesta ver y digerir: la realidad brutal que hoy día viven millones de chilenos.


Publicado en continente.nu el : 2008-10-04 obtuvo 771 Muestras







LUIS SEPÚLVEDA, ESCRITOR CHILENO


Enrique Durán



Una presentación de Luis Sepúlveda debiera ser, en verdad, absolutamente innecesaria. Es, después de Isabel Allende, un escritor de éxito en España y muchos países de Latinoamérica. Pero nunca falta la gente que no está bien informada y por eso esta presentación.
Luis Sepúlveda nació en Ovalle, aunque sólo de paso, agrega él, ya que sus padres iban camino a La Serena. Era el año 1949.


De modo que era muy joven, cuando durante el Gobierno del Presidente Salvador Allende, fué uno de encargados de la Editorial Quimantú para editar ediciones baratas de escritores clásicos al alcance de los bolsillos de los trabajadores. Un libro es tan necesario como el pan. No debiera costar más de lo que cuesta un kilo de marraquetas.

Después del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 fué encarcelado por dos años y medio. Salió al exilio ayudado por la sección alemana de Amnesty Internacional y “pataperreó” por una cantidad grande de países. Así fué a parar finalmente a Ecuador donde donde formó parte de una expedición de la UNESCO para observar el impacto de la colonización en los indígenas shuar.Vivió con los shuar por siete meses y a entender que América Latina es un continente multicultural y multilingue, donde el marxismo clásico que le enseñaron en las Escuelas de Cuadros de los partidos políticos no se aplicaba a la población rural indígena depensiente del ecosistema.


Trabajó mucho con las organizaciones indígenas para hacer un borrador del primer plan de alfabetización de la federación de los campesinos Ibambura en el alto Ecuador. Esa experiencia fué decisiva para él. Entonces escribió “El Viejo que leía Novelas de Amor”.Quizás sea ésta su mejor novela. O, al menos, la más popular. Será el libro que lo marcará por vida . Pero también su “Historia de una gaviota y del Gato que le enseñó a volar”, sabrosa historia de animales escrita para sus hijos, en que el mensaje ecológico está presente, le ha reportado muchos aplausos .Luis Sepúlveda es un escritor comprometido con sus temas, sus personajes , sus ideas. La variedad temática se manifiesta claramente; desde la depredación civilizadora en la selva hasta la matanza de ballenas en el Sur de Chile, pasando por la denuncia de la contaminación petrolera en los mares del planeta, la represión sangrienta de ese general ladrón y sin honor llamado Augusto Pinochet y los temas de viajes, aventuras, novela negra y cuentos infantiles.Es un escritor infatigable de crónicas y artículos donde trata diversos temas y situaciones.Desde hace algunos años mantiene un Blog.


Columnas de Luis Sepúlveda en Le Monde Diplomatique.Desde allí hemos “pirateado” algo de lo que él escribe y que pienso puede ser de interés para los amigos y lectores de TV-Continente. Gracias, Luis Sepúlveda, porque sigues pensando que “los sueños son posibles”. Todavía soñamos, todavía esperamos, todavía luchamos.


Enrique Durán


Publicado en continente.nu el : 2008-10-03 obtuvo 1855 Muestras




Muestras: 1855

OSCURO A MEDIODÍA, a Salvador Allende en su último combate


Enrique Durán


Empezó a morirse de a poco. Él lo sabía.Comenzó a saberlo en el mismo momento en que los rockets estallaron con precisión en el viejo palacio. Empezó a aceptar esa muerte con fría rabia, con determinación. Comprendiendo que, más allá del humo, de las llamas que escapaban por las ventanas del segundo piso del palacio al otro lado de la plaza había también gente como él que no se rajaban, que aceptaban que no podía existir otra condición, sino esa.No es voluntarismo, se dijo. Realmente, yo no me busqué este puesto, este lugar. Ni este tiempo. Es simplemente que ocurrió así. Tiempo de vivir. Tiempo de morir. Esa hora había llegado. Un poco sorpresiva, pero esperada.
Desde largos meses que sabíamos que ésto podía terminar así. Miró hacia el edificio de enfrente. Los aviones pasaron en vuelo casi rasante otra vez e hicieron estallar certeramente dos nuevos rockets contra la mole gris. Esta vez el incendio se extendió a todo el viejo palacio. Y bueno, pensó. Llegó la hora. Ya no se oían más disparos. Se arrastró cuidadosamente hacia el otro lado de la azotea.

Con toda clase de precauciones se asomó y miró hacia abajo. En la calle, detrás de dos camiones militares, se parapetaba un grupo de soldados al mando de un oficial. Todos llevaban pañuelos color naranja amarrados al cuello. Apuntó entonces con sumo cuidado. No a la cabeza, se dijo. Ahí, en el centro de la espalda. El dedo oprimió suavemente el gatillo. El balazo sonó secamente, un eco ajeno al crepitar de las llamas que envolvían ahora completamente el piso superior del palacio. No divisó la mancha roja en la espalda del oficial. Pero sí pudo ver como el cuerpo se doblaba en dos y el hombre rodaba por el pavimento, al lado del camión.Los soldaditos echaron a correr. Apuntó ahora al hombre de boina negra que gesticulaba airadamente. Por usted, doctor Allende. Para que sepa que nunca estará solo .


Esta vez sintió en el hombro el golpe de retroceso de la culata. El hombre de boina negra, allá abajo, en la calle dió una media vuelta y cayó hacia atrás violentamente contra la puerta abierta del camión militar. Qué carajo, pensó. Nunca me imagine que iba a ser así. Y lo fácil, lo estúpidamente fácil que es matar a un ser humano. Se sentó contra el respaldo de la azotea. Se dió cuenta que sus manos temblaban. Sintió el sudor penetrando violentamente en los ojos dejándolo casi ciego. Esperó que sus manos dejaran de temblar y las llevó a la cara. Lenta, calmadamente se limpió el sudor. Entonces escuchó el silbido de las balas chocando contra el respaldo de la azotea y con el muro de enfrente. Pedacitos de escoria cayeron sobre su cabeza y sus hombros. Vió que el muro se descascaraba y como se abrían grandes agujeros en la masa de cemento.Esperó diez minutos. No hubo más disparos.

Se arrastró lentamente hacia el rincón opuesto. Escuchó otra vez el sonido de las balas y se protegió debajo de una corniza. Bueno, ahora sí empieza. Van a meterse a este edificio y subirán hasta aquí, a la azotea. No sé si hay alguien más. Diez hombres podríamos aguantar un rato largo. En eso escuchó nuevamente el ruido de balazos. Esta vez venían, quizás, de la esquina donde estaban el Banco y el diario La Nación. Esos son Akas, parece . Se arrastró, haciendo punta y codo, hasta la otra corniza debajo de la cual había una pequeña baertura para escurrir el agua de las lluvias. El ángulo de visión era muy reducido, pero alcanzó a ver tres cuerpos de soldados tendidos en la calle, donde suponía estaba la puerta central del edificio. Bueno, se dijo. Hay alguien más. Quizás vamos a darles trabajo.


Comenzó a arrastrarse nuevamente hacia el otro rincón de la azotea, aquí no hago falta, está cuidado, allá es donde tengo que estar, aunque sólo me cargue a un milico más, uno solo, no se van a llevar la fruta pelada los hijos de puta, que les cueste un resto, pensó, uno solo, un milico más que sea, ya no me tiemblan las manos, es raro, nunca pensé que iba a ser así, estaba más preocupado que el culatazo en el hombre no me desviara el tiro, no me dí cuenta realmente que estaba matando a un hombre, a dos, lo sabía, claro, pero no sentía como algo real, que raro, cuando me empezaron a temblar las manos no me dí cuenta que era por eso, que era tan fácil, tan estúpidamente fácil matar a un ser humano, qué carajo, nunca me imaginé que iba a ser así, a mediodía y tan oscuro.


Enrique Durán.


Noviembre 1973



Publicado en continente.nu el : 2008-06-27 obtuvo 995 Muestras






Muestras: 995

INVITACIÓN A UNA PEQUEÑA HISTORIA DEL TEATRO CHILENO


Segunda Charla: Jueves 12 de Junio

Enrique Duran


Queridos amigos y lectores de TV-Continente. La Segunda Charla programada para esta semana, el jueves 5 de Junio, se ha trasladado para el jueves 12 de Junio. Pido excusas por este retraso. Y agradezco a todos los que estuvieron presentes en la primera charla. Si tienen algún comentario u observaciones que hacer pueden escribir al correo electrónico rebastianini@hotmail.comMuchas gracias.Enrique Durán


He sido invitado por el Archivo de la Memoria de Chile a dar dos charlas sobre el teatro chileno a partir de la fundación del Teatro Experimental de la Universidad de Chile el 22 de junio de 1941. En esas charlas trataré de dar una visión sobre lo que fué el teatro chileno de esos años. Sus protagonistas, sus fundadores, la enorme y fructífera labor que realizaron.No es poco, dado que esa labor contribuyó a los procesos sociales y políticos que vivió Chile durante cuatro décadas y que culminaron con el triunfo electoral de la Unidad Popular en 1970 cuando fué elegido Presidente de Chile el doctor Salvador Allende G.

La proyección que tuvo el teatro en el espacio político, social y cultural fué enorme. Esos años forman hoy día una parte importante de nuestro acervo cultural.Es importante, también, por eso, a mi juicio, el rescate de figuras significativas de nuestro teatro. Víctor Jara, por ejemplo, quién hoy día es conocido casi exclusivamente por la gran calidad de su producción musical. Y se olvida la labor llena de abnegación y de talento que realizó como Director de Teatro. Si hubiera vivido, creo, no tengo dudas de que hubiese sido el hombre de teatro más importante en el Chile de hoy. Tanto era su genio y su talento.


En la foto que ilustra esta invitación pueden verlo actuando junto a María Inés Silva en la obra Las de Caín de los hermanos Alvarez Quinteros . La obra fué dirigida por el maestro Pedro de la Barra y se presentó en el teatro Antonio Varas, pasando posteriormente al Teatro Talía y luego recorrió en gira diversas regiones del país. Era el año 1956 y Víctor era alumno del Primer Año de la Escuela de Teatro.Quedan pues cordialmente invitados a participar en esta memoria del teatro chileno de esas décadas. Jueves 12 de Junio, en el local de nuestra acogedora Librería Latinoamericana, en Drottninggatan, a las 18 horas. Un abrazo a todos. Enrique Durán
Publicado en continente el : 2008-05-22 obtuvo 813 Muestras

fredagen den 20:e mars 2009

LUIS RIVANO : POR SOSPECHA


Suecia, Estocolmo: Grupo de Teatro Fuga Mar, con la obra "Por sospecha" de Luis Rivano y con la dirección general de Florencio Urbano

Enrique Durán


En l965, siendo Luis Rivano Sub-oficial de Carabineros se atrevió a publicar un libro titulado ESTO NO ES EL PARAÍSO.Escrito en un lenguaje sencillo y muy directo, Rivano narraba historias de delincuentes, gentes de los bajos fondos, donde mostraba la brutalidad de vidas sin sentido, completamente al margen de lo que podía, en esa época, llamarse vida burguesa normal. En sus relatos se mostraba también la brutalidad con que el Cuerpo de Carabineros de Chile actuaba contra los delincuentes habituales o contra seres humanos cuyo único delito consistía en vestir ropas desgastadas y sucias. La publicación del libro le valió a Rivano la expulsión del Cuerpo de Carabineros de Chile.

Desde entonces empezó a ganarse la vida vendiendo libros. Amigos y conocidos empezaron a llamarle, en broma y con cariño, el Paco Rivano.
Hoy día es un prestigioso autor dramático. Sus obras están en el año 2008 en Cartelera. En Chile, se reestrenan TE LLAMABAS ROSICLER , EL RUCIO DE LOS CUCHILLOS , DONDE ESTARÁ LA JEANNETTE. Y aquí, en Suecia, el grupo de teatro FUGA MAR acaba de presentar en la Sala de Cesdo la obra POR SOSPECHA.TE LLAMABAS ROSICLER es su primera obra. Fué estrenada en l976, tres años después del Golpe Militar, en plena Dictadura y tuvo un enorme éxito de público.

La historia del jubilado municipal y de la corista que nunca logró realizar sus sueños de vedette emocionó al público quién sintió que la historia tenía una enorme relevancia. El mismo Rivano lo dice: “ Mis historias tienen siempre un doble fondo. Mucha gente entendía que ahí se estaba contando la historia de un fracaso. Y claro, muchos asociaban ésto al derrumbe de la Unidad Popular. Y a ese terrible trauma histórico que significó el Golpe Militar. “Tiempo después, en 1979, Rivano estrenó POR SOSPECHA. Es la historia de dos delincuentes y de un obrero de la construción que llegan detenidos, por sospecha, a un cuartel de la policía de Investigaciones . En esta obra Rivano hace del lenguaje un instrumento de conflicto y no de diálogo. Porque los nombres de la cosas y los objetos, sobre todo los conceptos, no significan lo mismo para los personajes. “Trabajar” tiene distintas interpretaciones.Hay una dialéctica entre percepción y realidad que hace que la perspectiva se modique y cambie todo el tiempo. Y todo esto sin ningún afán intelectual de teorizar.

Es el lenguaje simple y común el que domina la escena. De alguna manera, el conflicto no se realiza entre los personajes. Está en la sociedad a la que pertenecen, en las limitaciones que les son impuestas. Así cuando el obrero reclama por sus “derechos constitucionales” , el delincuente habitual, el Yayo, no puede menos que reírse. No hay que olvidar que la obra fué escrita en los primeros años de la dictadura.Quizás el aporte más grande de Luis Rivano es haber introducido un mundo y unos personajes orgullosos de su condición, su cultura y su lenguaje que miran con ojos distintos el mundo hostil que los rodea.

Ellos disparan desde una barricada poco habitual contra una organización social que los margina totalmente. En el ambiente de la dramaturgia chilena la aparición de Luis Rivano fué algo muy importante. Él se atreve a mostrar esa marginalidad absolutamente periférica: Los choros, los cafiches, los lanzas, los vagos y cesantes de los barrios bravos, las prostitutas, los delincuentes, los estafadores, los cantantes de barrios marginados, esos seres humanos despreciados por todos, individuos que se enfrentan solitarios a un mundo hostil que los mira como un peligro para su propia sobrevivencia.Y creo que el montaje que ha realizado Florencio Urbano hace justicia a la obra. Realza la perspectiva de crítica social y de distanciamiento sin hacer alarde de ello. Al contrario.Florencio Urbano,a mi juicio, parte de una concepción del teatro que para mi es absolutamente justa. El teatro es un juego. La escena pudiera, muy bien ser, no importa las edades, un jardín infantil donde jugamos. Sobre todo ésto es importante, por que Florencio con todos sus años de oficio y de experiencia, se ha arriesgado a poner en escena una obra con actores noveles, completamente sin oficio y sin práctica. Sin embargo, ellos, Jaime Gatica y Jaime Martínez, se mueven en escena con gran desenvoltura, con ganas de jugar el juego.Envuelven al público en una atmósfera lúdica de gran humor y simpatía que los lleva a todos a seguir y a aceptar cualquier locura.

El público ríe y se divierte. Son actores que transmiten empatía y verdad. Creo que es el mejor elogio que puedo entregarles. Porque, como dice Florencio Urbano, lo que importa en este relato es la relación que se crea entre ellos: tres realidades, tres destinos, en un submundo, que el autor Luis Rivano, conoce muy bien.El montaje que el Grupo de Teatro FUGA MAR ha hecho de esta obra de Luis Rivano merece ser visto por todos los espectadores de habla hispana.
Enlka foto: Grupo de Teatro Fuga Mar, con la obra "Por sospecha" de Luis Rivano y con la dirección general de Florencio Urbano, y con las actuaciones de Florencio Urbano, Jaime Martínez y Jaime Gatica.


Enrique Durán, Marzo , 2008


Publicado en continente el : 2008-03-19 obtuvo 1284 Muestras





GASTON VILLAMAN , UN HOMBRE DE RÍO Y CORDILLERA


Enrique Duran



Gastón: Tuve el privilegio de conocerte cuando estabamos recién llegados a Suecia. Quizás yo había llegado un par de años antes. Nos encontramos en esa combativa y creadora Asociación Latinoamericana de Tyresö, en Bollmora.Tu energía creadora se volcó en múltiples actividades donde siempre estaba presente la solidaridad con nuestro pueblo y con las luchas de los pueblos latinoamericanos por la justicia y la libertad.

Aún recuerdo el enorme trabajo que realizaste por traer a Suecia a ILLAPU, un grupo de jóvenes que recién empezaban su trabajo musical en confrontación directa con la dictadura de Pinochet. ”Tenemos que traerlos”, decías.
Y todos te apoyamos. ILLAPU se dió a conocer en Suecia y con gran éxito gracias a ti y a tu abnegado trabajo con la Asociación Latinoamericana de Tyresö. Luchaste incansable por todos tus principios. Solidario y hermano de los más desposeídos, los arrojados al abismo.Fuiste, eres, perteneces a esa categoría de seres humanos que Bertold Brecht llamó ” los indispensables ”.Entendías clararamente que la lucha continuaba a pesar de las derrotas. Tenías a la espalda la tradición de un pueblo que ha luchado por más de 400 años por la libertad, por su dignidad de seres humanos.

El pueblo mapuche. La gente de la tierra, y de los ríos, de los bosques, de la gran cordillera. Tú fuíste hombre de río y cordillera. Eso te marcó la vida. Tus silencios cristalinos en comunión con árboles y pájaros. Tu reserva optimista cuando las cosas iban mal, tu sonrisa de hombre seguro, tu voluntad inquebrantable de seguir adelante buscando la senda, los caminos.Fuíste un ejemplo de luchador y creador para todos nosotros.No te rendiste nunca. Ni siquiera al final, a pesar de los dolores, las amarguras, el choque terrible que sufriste ante la muerte de otros de nuestro hermanos más queridos, Rubén Ubeira.Gastón, te debemos más que a nadie. Fuíste coirón, música y palabra, poesía, imagen y pintura. Pehuén, Alimento necesario, harina de los que aún creen en los sueños. Y tu sentido del humor, tus relatos, tus anécdotas.

Había siempre una finalidad en todo lo que hacías: el alma de los hombres. Los mapuches creen en el alma, en el espíritu, Sabías que para cambiar, revolucionar la sociedad hay que luchar por cambiar nuestra actitudes egoístas y sectarias.Estamos en deuda contigo. Con tu vida.Estoy seguro que seguirás creciendo, alimentando nuestras luchas, nuestras esperanzas.


Compañero Gastón, hermano, estás presente, ahora y siempre.


Publicado en continente.nu el : 2008-01-23 obtuvo 1075 Muestras